Charles-Baudelaire-por-gustave-courbet
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

A veces me prende la llama

A veces me prende la llama de una enorme nostalgia de libros que leí o de versos que he escrito, en algún otro lugar o en algún otro tiempo…

nina-en-la-playa-de-joaquin-sorolla
Niña en la playa, de Sorolla

Hay ojos felinos de mujer que me retrotraen al Baudelaire más siniestro, a estrofas pobladas de símbolos que me acompañan desde la adolescencia; hay rostros que me llevan a playas sorollescas o al albertiano Puerto de Santa María donde he sentido la euforia de la luz marina…

He leído al luctuante Leopardi en sus Cantos poblados de melancolía y estos me han embellecido. He recorrido caminos castellanos bajo el influjo de don Antonio y he pisado el Mirador de San Nicolás con el alma impregnada de versos lorquianos…

Pero, vayamos por un instante a la infancia, de Poe, y de La isla del tesoro, volvamos al Poe de los cuentos, al Poe de las Aventuras de A.Gordon Pym: recuerdo aquel estío imberbe y de terror psicológico imaginando al ciego stevensoniano portando la mancha negra que significaba la muerte.

En la pre-adolescencia gocé de los cantautores catalanes magnificando sólo a uno: el emotivo Lluis Llach que nos brindó con su Maremar un exquisito plato poético-musical.

Más tarde, siendo ya un hombre, el mar acercaría a la orilla de mi primera juventud, la botella que contenía los versos de Jaime Gil de Biedma y los de Vicente Aleixandre (¡tan distintos!)…

Tuvo que llegar la Universidad (presidida para mí por un brillantísimo bardo y profesor: Guillermo Carnero Arbat) para embriagarme del lujoso licor novísimo que me apartaría de la poesía social (que a raíz de la ironía de Jaime Gil tanto me había cautivado) y que me haría interesarme por las Artes Clásicas y por las Vanguardias.

Me he dejado muchos asuntos en el tintero, pero sólo habrá continuación o añadidura si encuentro algún lector a quien interese.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Categorías del blog

Quizá te pueda interesar

Poesía

Venezia ante el mar de los simulacros

El poeta Sergio Gadea Escudero nos brinda este poema repleto de glamour, deseo, amor en el palacete, ilusiones llenas de desesperanza, incluido en su poemario Peligroso cocktail.

Poesía

Dylan en Edimburgo

El poeta Sergio Gadea Escudero publica en exclusiva en el blog de Letradepalo su poema «Dylan en Edimburgo», de su poemario Peligroso cocktail.

Poesía

La llamada “poesía de la experiencia”

Corrían los años 80, se iba consolidando la democracia en España, atrás quedaban la legalización del P.C.E., la concesión del Premio Nobel de Literatura a Vicente Aleixandre (tan festejada por los poetas “novísimos”), la obsesión por un lenguaje literario hiperculto y abstracto en la creación

Vuelve al inicio