imagen para cómo escribir el mejor inicio de tu novela

Cómo escribir el mejor inicio de tu novela

A estas alturas nadie niega que los principios de las novelas o relatos son cruciales. Si el principio es flojo, es muy probable que el lector abandone la lectura tras las primeras páginas. Los escritores quizá estén cansados de que los editores les repitan una y otra vez que agarren a sus lectores por el cuello en el primer párrafo. Bueno, quizá no haga falta tanto, pero en mi opinión harías bien en seguir ciertos consejos para escribir el mejor inicio de tu historia o, al menos, que no sea demasiado malo.

“Si hubiese sabido la cantidad de líos que implica escribir un libro, no lo habría empezado, ni lo volvería a hacer”.

Mark Twain, en Las aventuras de Huckleberry Finn.

No basta con agarrar por el cuello

En primer lugar os diré que no basta agarrar por el cuello. No siempre es necesaria una primera frase explosiva, del tipo: “Normalmente no mato a mis víctimas antes del primer café, pero aquel día hice una excepción”. Y ello, por dos razones: quizá no todos los lectores quieren que les machaquen así desde el principio, sino que prefieren ser seducidos con más sutileza; y en segundo lugar, el estilo y el tono de tus comienzos debe guardar coherencia con el resto del relato.

“Llamadme Ismael”

La famosa frase que inicia Moby Dick, “Llamadme Ismael”, puede tomarse como ejemplo de sutileza para un arranque genial. Sin entrar en muchos detalles, podría hacerse casi una completa reflexión filosófica y metaliteraria con esas dos palabras. Sugiere una “despersonalización” del narrador, que rompe el marco narrativo y se descubre ante el lector al tiempo que le da un cierto poder sobre su entidad: no les dice me llamo Ismael, sino llamadme así si queréis. O sea, sugiere, no explica, da carrete a la imaginación del lector… en fin, picas en el gusanillo de lo inusual y quieres seguir leyendo.

No es tarea fácil

El comienzo es un umbral que separa el mundo real del que el escritor ha imaginado. Y como umbral, debe hacernos desear a los lectores traspasarlo. No es tarea fácil. ¿Por qué?

Cuando un lector empieza a leer tu novela o relato no está familiarizado con tu tono de voz, tu vocabulario, tu estilo. Si lo pensáis un poco caeréis en la cuenta de que todos al principio leemos un libro despacio. Hay mucha información nueva que comprender y recordar: nombres de personajes, su relación entre ellos, época, espacio, sin los cuales la historia no puede seguirse.

Como lectores nos tomaremos algunas páginas antes de decidir si seguimos leyendo o lo dejamos. En tus manos está ponérselo fácil y con el suficiente atractivo para que continúe hasta el final. Algunas pistas: decide qué dejarás explícito, qué implícito o insinuado; cuánta ironía, si habrá paradojas; la dosis de misterio o suspense…

Ten en cuenta que el suspense es por definición algo que no está concluido, que continúa. Saber utilizarlo es una de las claves para que el lector quede “suspendido” y a la espera de que le cuentes cómo se desarrolla la historia.

Decisiones adecuadas

Así que te toca decidir, y una de las decisiones más importantes es cuándo arranca tu historia. Esto es fundamental, elegir un momento clave que sea el comienzo, porque en tu cabeza o sobre el papel (si te gusta trabajar con esquemas), la historia seguramente atraviesa un continuo temporal muy extenso (seguramente incluso desde antes de que nazca tu protagonista), pero tu historia se centra en algo. Decide ese momento midiendo el impacto que tendrá en el lector.

¿Cuál es la primera cosa interesante que ocurre en mi historia? Ese es el comienzo.

Mantén la coherencia

Sea cual sea el comienzo que hayas elegido, es importante que mantengas la coherencia en el estilo y la estructura de todo tu relato. De nada sirve un comienzo genial si luego dentro la historia o la forma de narrar va por otros derroteros. El disparo de salida tiene que oírse fuerte y claro, pero la lectura de una novela es una maratón y si no se mide bien el ritmo es fácil abandonar antes del final.

El comienzo no debe ser solo una frase ocurrente, debe ser el anticipo de lo bueno que nos vamos a encontrar después. Al final, siempre llegamos a lo mismo: el comienzo es clave, pero si el resto es un bodrio, no te hagas muchas ilusiones de que el lector tenga la paciencia de acabar.

“Limpiarse la garganta”

Hay una frase que parece se utiliza mucho en las escuelas de escritura (al menos en una muy famosa de Nueva York, la Gotham Writer’s Workshop), y es la que emplean los editores cuando avisan a los autores sobre el buen comienzo de su novela. Cogen el manuscrito y le dicen al autor: “Ahora, límpiale la garganta”. O sea, quitar los primeros párrafos hasta llegar al párrafo que diga algo interesante. Ahí está el comienzo.

Esto nos dice que quizá sea muy habitual entre los escritores perderse un poco por las ramas en los inicios de sus historias. Desde mi humilde entender, voy a dar algunas pistas sobre lo que no deberías hacer, para que la tarea de encontrar el mejor inicio para tu novela no sea un suplicio.

No a las descripciones

Cuidado con las descripciones, ya sean largas o cortas. Una descripción bien escrita puede que estuviera bien como inicio de novela allá en el siglo XIX, pero ¡no ahora! Lo tenemos todo muy visto, lo cercano y lo lejano, lo cotidiano y lo exótico. Sin necesidad de ir a ningún lado, basta mirar mapas en el móvil. Así que si tu novela se desarrolla en París, no me describas la Torre Eiffel.

No aburras

Cuidado con las acciones cotidianas, rutinarias, sin interés. Todos nos despertamos por las mañanas, si no vivimos en un búnker seguramente entrarán rayos de sol por la ventana, nos ducharemos (los más limpios, claro), vestiremos, desayunaremos, y así hasta el infinito. Ostras, te digo que puedes llenar miles de palabras con esto y presentarte a ese concurso que había por internet que consistía en ver qué autor era capaz de escribir 10.000 palabras al día. Seguro que lo ganas. Vaya, me está pasando a mí lo mismo. Me enrollo, se me va el tema y venga llenar palabras. También soy mortal. Vuelvo.

Por la historia principal, siempre

Esto ya lo he dicho un poco antes. Aclaro más. Si tu novela tiene varias historias o subhistorias dentro, no empieces por una historia secundaria, ve al grano, empieza por la principal. Lo contrario desorienta al lector.

Si no lo sabes hacer, no lo hagas

Aquí soy yo el que va a intentar tener cuidado. Como escritores independientes o noveles debemos aceptar que el camino de la maestría es largo y duro, que requiere mucha práctica en la escritura y una larga travesía de lecturas. Así que, posiblemente cada autor o escribiente, entre los que me incluyo, domine menos, en algún momento de su trayectoria, ciertas técnicas narrativas.

El consejo es muy simple: no empieces por esas técnicas que necesitas perfeccionar. Ejemplo: si tu fuerte no son los diálogos, no empieces con un diálogo. Comienza por lo te sientas más seguro. Y dale tiempo al tiempo. Yo también me aplico el cuento, no te preocupes.

Ya vemos el final

Lector de este blog, ¿has llegado hasta aquí? Me alegro, porque estamos llegando al final.

Para terminar, ya que hemos estado hablando del mejor inicio de novela, voy a transcribir uno que, no sé si será considerado por la mayoría de la gente que se dedica a hacer estos rankings como de los mejores, pero a mí cuando lo leí hace muchos años, me impactó. Y he rebuscado por ahí hasta dar con el libro: Habla memoria, de Vladimir Nabokov. Es este:

De Habla memoria

“La cuna se balancea sobre un abismo, y el sentido común nos dice que nuestra existencia no es más que una breve rendija de luz entre dos eternidades de tinieblas. Aunque ambas son gemelas idénticas, el hombre, por lo general, contempla el abismo prenatal con más calma que aquel otro hacia el que se dirige (a unas cuatro mil quinientas pulsaciones por hora).”

Como anécdota diré, que unos años después de leer esto, cayó en mis manos una edición de bolsillo no recuerdo de qué editorial con otra traducción, y era horrible, no se parecía en nada a esta. Es lo que pasa con las obras traducidas, que el traductor se convierte en figura clave.

¿Cuál es para ti el mejor principio?

Os invito a un juego. Que todo aquel que quiera, escriba en los comentarios el que para él o ella sea el mejor principio de novela que haya leído. Así hacemos nuestro propio ranking. Anímate, a ver qué sale.

Categorías

Deja un comentario

Los datos que proporciones serán tratados por Ediciones Letra de Palo, SL, como responsable de esta web, con la finalidad de moderar los comentarios. Estos datos no se cederán a terceros ajenos a Letradepalo, salvo obligación legal, y se mantendrán mientras no solicites su supresión. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@letradepalo.es.

Lo último en el blog

Lo último en el podcast

Novedades