Luis Alberto de Cuenca y “El otro sueño”

Luis Alberto de Cuenca es la elegancia poética y las noches sorpresivas pobladas de amigos y mujeres, de cine, de tebeos. Luis Alberto de Cuenca vino de la “movida” y está de vuelta. Ha creado letras de canciones para grupos de rock, ha trabajado para el Ministerio de Cultura y ha dirigido la Biblioteca Nacional. Este poeta madrileño ha dejado un extracto de tragedia (el perfume de una amante) flotando en la Castellana.

De Cuenca es filólogo y liróforo cotidiano. Ha traducido a Keats y a Calímaco.

Nuestro escritor de la generación de los 80, tiene un gusto exquisito y un inteligentísimo humor negro, usa en sus versos un culturalismo refinado, contenido y accesible…

Siendo recomendables todos sus libros, destacan La caja de plata (1985) –del que ya me ocuparé en otra ocasión– y el libro que nos ocupa hoy: El otro sueño.

El otro sueño es un libro formidable que se publicó en 1987 y que comienza de una manera deliciosa con seis poemas de amor. Empieza el autor expresando la voluntad de que el amor continúe tras una despedida:

[…] yo te estaré queriendo, vida mía, en la sombra,
mientras mi pecho aliente, mientras mi voz alcance
la estela de tu fuga, mientras la despedida
de este amor se prolongue por las calles del tiempo.

En el poema siguiente (“La noche blanca”) nos introduce en un ambiente viciado, cuya protagonista corrupta cautiva el deseo del poeta:

Para ti, pecadora, escribo cuando el alba
me baña en su luz pálida y tú ya te has marchado.
Por ti, cuando el rocío bautiza las ciudades,
tomo la pluma, lleno de tu recuerdo, y ardo.

Aunque el poeta cree en el amor bueno (el amor de la buenas mujeres) parece que le excita el “amor oscuro”. Copio el último terceto del “Soneto de amor oscuro”:

Que voy a regalarte el mundo entero
si me asaltas de negro, vida mía,
y me invaden tu noche y tu locura

Y también sufre de ausencia en el último poema de estos seis:

[…] He visto una película
que ha terminado apenas hace un siglo. No sabes
qué lento corre el mundo sin ti, novia lejana

Sonja la roja
Sonja la roja



Es conocido que a nuestro autor le interesa el mundo del cómic (o tebeo, si se prefiere). He aquí una muestra pertinente de su poema “Sonja la roja”:

Los querías tanto a los héroes,
tanto soñabas con sus compañeras […]
Y sobre todos, ella,
la que viene de lejos para velar tu sueño,
la que triunfa y se marcha,
Sonja la roja, la rival de Conan.

Luis Alberto de Cuenca es, a veces narrativo, fabula o reconstruye argumentos que parecen (o que son) extractos de su entorno inmediato y cotidiano y que crea sustentándolos en la hipérbole y aderezándolos con un humor inteligente y muchas veces, negro.

Un buen ejemplo de todo esto es el poema “La malcasada”. En primer lugar plantea el problema:

Me dices que Juan Luis no te comprende,
que sólo piensa en sus computadoras
y que no te hace caso por las noches.
[…]
Me dices que tus padres están viejos,
que se han vuelto tacaños y egoístas.

Luego se introduce el autor en el poema:

Te quise como un loco, no lo niego.

Se resiste a entrar en la acción:

pero eso fue hace mucho […]
La nostalgia es un burdo pasatiempo.

Propone una salida:

Vuelve a ser la que fuiste. Ve a un gimnasio,
píntate más…

Y se regodea en el final:

que a lo mejor Juan Luis vuelve a mimarte […]
y tus padres se mueren.

Otro tema recurrente de nuestro autor es el de la amistad, ya sea mezclada con sueños, cine:

Hoy he tenido un sueño con amigos.
[…] Todos mis compañeros de colegio,
mis amigos del barrio, de la mili,
de la universidad y de ahora mismo,
estaban en el patio de butacas,
cómplices hasta el fin de mi película.

Lo aplicado a este poemario puede extenderse al conjunto de la obra de Luis Alberto de Cuenca, a quien después de leerle, me parece conocer como a un amigo.

Categorías

Lo último en el blog

Novedades

Deja un comentario

Los datos que proporciones serán tratados por Ediciones Letra de Palo, SL, como responsable de esta web, con la finalidad de moderar los comentarios. Estos datos no se cederán a terceros ajenos a Letradepalo, salvo obligación legal, y se mantendrán mientras no solicites su supresión. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@letradepalo.es.